La niñez de Bogotá en riesgo

Publicada en Publicada en Noticias

INMINENTE  CIERRE DE LA UNIDAD DE NEONATOS Y GINECO-OBSTETRICIA DEL  HOSPITAL  SIMÓN BOLÍVAR.

Por: Sara Zapata

Con la declaración de la emergencia sanitaria el año pasado en Bogotá, se dio paso a la implementación de las Alianzas público  privadas en este sector. Sin embargo, contrario a lo manifestado por la administración distrital en cabeza del secraterio de salud, Luis Morales  en medios de comunicación, los servicios en salud han desmejorado y se han eliminado 314 camas en los hospitales públicos.

En el caso del del hospital Simón Bolívar, la crisis no es ajena, a pesar de ser el único en rebajar 22 puntos el nivel de hacinamiento en urgencias, recientemente se anunció el cierre de la Unidad de Neonatos, ginecología, obstetricia y pediatría. Aunque Luis Morales ha manifestado que no se van a cerrar sino a trasladar, la realidad es que lo que se busca en transferir los servicios de un hospital público de tercer nivel, a un hospital de operadores privados de nivel dos.

Los trabajadores del Simón Bolívar, que en su mayoría son subcontratados, temen que este traslado nunca se termine de hacer y denuncian la privatización sistemática de los servicios públicos de salud y la pauperización de los contratos, infraestructura, administración e insumos.

La unidad de neonatos,  ginecología, obstetricia y pediatría del Hospital Simón Bolívar fue creada hace 30 años, actualmente cuenta con asistencia en ginecología y obstetricia, pediatría general y especialidades, unidad de recién nacidos,  y la unidad de cuidados Intensivos Pediátrica. Cuentan con aproximadamente 50 camas y la atención de profesionales con toda la experiencia.

Para Pedro Yepes, integrante de la Asociación Nacional de Enfermeros de Colombia y líder sindical, “este cierre afecta principalmente a la comunidad y a los trabajadores tercerizados, ya que el hospital de Suba no cuenta con las vías de acceso ni la infraestructura necesaria para el funcionamiento de la unidad; el Hospital Simón Bolívar hace parte de la herencia científica y de investigación médica de los colombianos, es un complejo científico, que a pesar de no haber sido construido con ese fin, ha logrado adecuarse para sobresalir a nivel internacional con programas como la unidad de quemados”.

La sub-red, es la reubicación de los hospitales para atender la demanda de servicios. En el caso de la sub-red norte seis localidades: Suba, Usaquén, Chapinero, Barrios Unidos, Teusaquillo y Engativá; con una población que supera los tres millones de habitantes. Según datos de la propia Secretaría de Salud el 79% de los servicios son prestados por EPS y subcontratación, es decir tan sólo el 11% de los servicios los presta la secretaria de salud en Bogotá.

Esta “emergencia sanitaria” es tan sólo un pretexto y una estrategia comunicativa para ocultar la realidad que se vive en los centros de salud. El hacinamiento en hospitales como Kennedy o el Tintal, se debe a la unificación de los pocos servicios de especialidades médicas con los que se cuenta. Sumado a esto, la falta de planificación urbanística y el deficiente modelo de transporte, hace imposible el acceso al servicio de urgencias, lo que ocasiona cada vez más muertes.

A través de las APP la Alcaldía construirá y remodelará seis hospitales públicos: Simón Bolívar, Materno Infantil, Santa Clara, Bosa, Usme y La Felicidad. El contrato entre el Distrito y las empresas prestadoras de salud será por 30 años y contempla la administración de los servicios de salud. Estos contratos, lejos de aportar al fortalecimiento del derecho a la salud, suman a el cartel de las EPS, medicamentos y paseo de la muerte.

En el Simón Bolívar ya se han cerrado unidades sin éxito, por ejemplo la Unidad de Rayos x nunca fue trasladada y los equipos están abandonados en las instalaciones del hospital.

La situación de los centros de salud de Bogotá en un reflejo a gran escala de lo que pasa con este sector en todo el país. “La única solución para que estas medidas se vayan para atrás es la movilización social, es la protesta y la denuncia la que puede salvar a la red de hospitales públicos y un hospital de calidad como el Simón Bolívar” Afirmó Pedro Yepes

Con las decisiones administrativas de la Secretaría de Salud, se está afectando la vida de casi todos los niños de la capital, ya que es aquí donde se manejan diagnósticos de alta complejidad y especialidades únicas en el país. Tan solo hay dos unidades más de neonatos en la ciudad: Kennedy, Engativá y una muy pequeña en el Hospital de la Victoria.

 

COMITÉ  UNIDOS REVOCAMOS A PEÑALOSA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *